Gripe Porcina

Resfrío y gripe

¿Qué es la gripe porcina?

La gripe porcina es una nueva cepa de influenza A de un tipo conocido como H1N1, el cual generalmente causa gripe estacional en las personas. Se la llama "gripe porcina" porque las primeras personas que fueron infectadas trabajaban con cerdos. Existe cierta preocupación de que esta cepa pueda ocasionar potencialmente una gripe pandémica.

Se propaga por:

  • "Aerosoles". Son partículas muy delgadas que salen al exterior una vez que una persona infectada estornuda. Son lo suficientemente pequeñas para permanecer en el aire y ser inhaladas por otras personas.

  • Gotas más grandes. Éstas son expulsadas a través de estornudos y tos, aterrizando en superficies y siendo inhaladas por las personas que se encuentran cerca.

  • Contacto indirecto. Las partículas del virus que se propagan a través de estornudos, manos u objetos tocados por una persona infectada pueden ser tomados mediante las manos de otra persona, e infectarlos cuando ponen sus manos sobre su rostro. Las partículas del virus pueden sobrevivir en superficies por periodos de tiempo relativamente largos (más de 24 horas en superficies duras).

Los síntomas son:

  • Fiebre repentina, tos y dolor de garganta.

  • Dolor de cabeza y cansancio.

  • Chuchos de frío y dolor de músculos, dolor de extremidades o articulaciones.

  • Diarrea o molestias en el estómago.

  • Goteo en la nariz y estornudos.

  • Pérdida de apetito.

Cómo evitar la gripe porcina

Mantené las superficies limpias con un producto a base de lavandina como Vim.

Prestá especial atención a los lugares que son frecuentemente tocados, como manijas de puertas y canillas. Asegurate de limpiarlos regularmente con un producto a base de lavandina como Lavandina Vim.

Cuando estés de un lado para el otro y en lugares con mucha gente, lavá tus manos frecuentemente con jabón y agua caliente.

Evitá el contacto cercano con personas que hayan tenido fiebre y tos.

Mantenete lejos de los lugares llenos de gente y con poca ventilación.

Tratá a tus manos como si estuviesen contaminadas y evitá tocar tu nariz y tus ojos.

Si alguien deja un pañuelo usado tirado en el piso, lavá tus manos después de tocarlo.

¿Sabés cómo mantener a los gérmenes lejos de casa?

Tené siempre un paquete de toallitas antibacteriales en la cartera y usalas para limpiar asientos y mesas cuando estés de un lado para el otro (en el auto, de vacaciones, o en restaurantes).

Visitá Cleanipedia
TOP