Dándole a mamás y bebés una mejor oportunidad

Moses William, un trabajador de la salud en la comunidad de kasia, y marsela rafa, una partera, hablan sobre cómo ponerle fin a la defecación al aire libre le ha dado al pueblo renovadas ganas de vivir.

Sentado en el hormigón del frente de la clínica de Kasia, Moses William dice que lo más duro de su trabajo solía ser la impotencia de ver que los niños morían de diarrea debido a la falta de medicamentos. "Me sentía tan triste que hasta corría a la ciudad para ver si alguna ONG o el gobierno podía salvar la situación", pero por lo general con muy poco efecto, dice. "Solía darles Sales de Rehidratación Oral, pero cuando cuando no había, simplemente me quedaba a su lado. Algunos niños estaban muy enfermos".

Los casos de diarrea cayeron en picada

La clínica está vacía excepto por una mesita con unos frascos de píldoras, una cama para partos y algunas balanzas. William dice que el suministro de medicamentos no mejoró, pero gracias al proyecto de Enfoque a la Comunidad para un Total Saneamiento, los casos de diarrea cayeron en picada. "En un mes solía atender entre 20 y 30 casos, y la mayoría de ellos eran niños. Ahora atiendo a 8", dice.

Kasia venció a otros nueve pueblos en la competencia al proclamarse Sin Defecación al Aire Libre, asegurándose que cada familia y edificio público tenga su propia letrina y un lugar para lavarse las manos. Además de tener una mejor productividad y riqueza en esta comunidad agricultora, la salud de madres y niños ha sido el gran éxito de este programa.

Y la salud general también mejoró

"Hasta las mamás embarazadas se quejaban de la diarrea, lo cual podía llevarlas a perder a su niño o a que nazca prematuro", dice la partera local Marsela Rafa. Cuenta que una mayor concientización sobre condiciones sanitarias básicas también mejoró la salud general. "Algunas veces, cuando me llamaban para ir a los hogares de las mujeres embarazadas, podía ver un jabón y una toalla, pero solo tenían una unidad, la cual era reservada para el parto", dice.

Ahora, las mamás se están dando cuenta de que lavarse las manos con jabón y no ir a los arbustos a defecar es más rentable y puede salvar vidas en algunas de las aldeas más remotas de Sudán del Sur.

Cómo podés ayudar

Doná a la Petición de Saneamiento Vim para UNICEF y mejorá las condiciones sanitarias de millones de familias.

Actuá ahora

unicef.org.ar

Cómo nos está yendo

Más de un millón de personas fueron alcanzadas a través de nuestros programas de saneamiento. Conocé a algunos de ellos: Historias Reales

 
TOP