Cuando la deposición y la vergüenza hacen que las enfermedades se queden en casa

Haciendo un mapa de su pueblo, incluyendo las áreas de defecación al aire libre, m. binh logra que su comunidad entienda la conexión entre el saneamiento y la enfermedad.

El pueblo de Vinh Thanh se encuentra enclavado en la región Delta del Río Mekong en el sur de Vietnam, conocida como el área más grande de cultivo de arroz. En una mañana soleada, los residentes se congregaron para asistir a un número especial. El ambiente es relajado y alegre, y los trabajadores de la salud del pueblo que organizan la sesión están contentos de ver a una audiencia tan grande.

"Hoy los invitaremos a ver con sus propios ojos de dónde vienen enfermedades como la diarrea, la cual representa un gran problema para nuestra comunidad, y cómo deshacernos de ella", comienza M. Binh, uno de los trabajadores de la salud del pueblo. "Pero primero los voy a invitar a cada uno de ustedes a unirse y a ayudarme a dibujar un mapa de nuestra aldea".

Usando pedazos de hilo para marcar el camino principal, hebras azules para el río a cada lado de la aldea, y hojas para señalar los arrozales, el voluntario le va dando forma a la representación de la aldea en la tierra. M. Binh tiene buen humor y los aldeanos enseguida se suman con entusiasmo cuando él les pide que definan otros puntos de referencia con pedazos de papel y arenisca: casas, el templo budista, la escuela.

De la caminata de la vergüenza a un cambio de comportamiento

"Ahora, la gente tiene que comer todos los días y de alguna forma lo tienen que descargar. ¿Dónde sucede esto?", pregunta M. Binh en un tono atrevido. Abrumados por la vergüenza, los espectadores mantienen una sonrisa incómoda en sus rostros. Pero eso no dura mucho. Las risitas pronto brotan de la audiencia. "¡Vamos! Cada uno de ustedes tome polvo amarillo y muéstreme dónde sucede eso", dice M. Binh. Los voluntarios ahora marcan los variados lugares de excrementos alrededor de la aldea. Luego les piden que vayan a ver los lugares reales de defecación alrededor de los arrozales, donde les contarán acerca del alto riesgo de contaminación de la comida que ellos comen y el agua que ellos beben a raíz de los gérmenes en los excrementos humanos.

Esta "caminata de la vergüenza" fue creada para ayudar a la comunidad a entender el daño que sus prácticas de defecación pueden tener en su salud y bienestar, para por último disparar un cambio de comportamiento. Calcular los gastos incurridos en salud también es parte del proceso.

Pilotando una nueva estrategia

A través de esta sesión, los residentes de la aldea Vinh Thanh están tomando parte en un nuevo proyecto de Enfoque a la Comunidad para un Total Saneamiento (ECTS) que ha demostrado ser exitoso en muchos otros países. Actualmente solo dos de cinco familias en Vinh Thanh tienen baños. A pesar de que Vietnam haya alcanzado grandes logros en suministro de agua, el progreso en saneamiento e higiene aun viene rezagado, sobre todo en áreas rurales, donde todavía vive el 70% de los 86 millones de habitantes del país. De acuerdo al Censo Nacional del 2009, cerca del 60% de las personas que viven en áreas rurales no tienen acceso a letrinas higiénicas.

ECTS llevó a mejorar las condiciones sanitarias de cientos de hogares en Vietnam. "Las comunidades están demostrando haberse adueñado de la iniciativa ECTS y están muy entusiasmados con el enfoque, el cual no solo está mejorando su estado de saneamiento sino tambien mejorando su dignidad", dice Rajen Kumar Sharma, jefe del Programa Provincial para Niños de Vietnam de UNICEF, el cual apoya la provisión de servicios integrados para los niños en seis provincias de Vietnam.

La señora Vo Thi Mit de la aldea Vinh Binh, que está justo al lado de Vinh Thanh, tiene modernos baños construidos fuera de su hogar, siguiendo una sesión de sensibilización seis años atrás. "Fue algo que me abrió los ojos", dice. "Nunca consideraría volver a los campos. Me dan asco los viejos hábitos".

El programa ECTS ayuda a los padres a entender el valor de condiciones sanitarias adecuadas. "La caminata de la vergüenza que hicimos en la aldea, viendo todos los riesgos que tomamos cuando defecamos en los campos, fue un verdadero shock para mí", dice M. Vo Van Ngan de Vinh Binh. "Me hizo entender que todo esto era sobre asegurarme que mis chicos crezcan saludables". Gastó 12 millones de dongs (el salario de dos meses) en construir sus propios baños. "Soy un granjero, cultivo arroz. Mi esposa es una vendedora ambulante de comida. No hacemos mucho dinero. Por supuesto que me di cuenta que era caro construir letrinas, pero sabemos que vale la pena", dice Ngan.

A través de la iniciativa ECTS, el progreso hacia un total saneamiento en comunidades rurales fue impresionante. Desde 2009, 33 aldeas a lo largo de cinco provincias fueron declaradas Sin Defecación al Aire Libre (SDAL). El enfoque está siendo replicado en otras comunas del gobierno vietnamita.

Cómo podés ayudar

Doná a la Petición de Saneamiento Vim para UNICEF y mejorá las condiciones sanitarias de millones de familias.

Actuá ahora

unicef.org.ar

How we're doing

Más de un millón de personas fueron alcanzadas a través de nuestros programas de saneamiento. Conocé a algunos de ellos: Historias Reales

 
TOP